Los buenos vendedores.

El 80% de las ventas de un negocio las generan un 20% de sus comerciales. Ese 20% son los buenos comerciales, los buenos vendedores. Y, a pesar de que los buenos vendedores son la clave del buen funcionamiento de los negocios, todavía tenemos que luchar para que una buena parte de los empresarios, y también de la sociedad en general, no subestimen la figura del vendedor.

Es cierto que no todos los comerciales son buenos comerciales. Como también es cierto existen algunos comerciales que ejercen su labor utilizando prácticas cuestionables que desacreditan la profesión, que no se implican, que venden cualquier cosa a cualquier precio, que consiguen ventas deshonestas.

Posiblemente por eso al comercial se le ha considerado, en ocasiones, “un mal necesario”.

En los últimos años se ha depreciado el valor del comercial, argumentando que las tareas que desempeña pueden sustituirse por el marketing digitalo el comercio electrónico. Pero poner en la misma categoría el talento comercial y la tecnología es un grave error. Un buen profesional sabe transmitir emociones, sabe crear un vínculo de confianza con sus clientes, detecta rápidamente las oportunidades de negocio y es capaz de aportar el mejor argumento y tomar la mejor decisión en el momento adecuado.

La tecnología es una combinación de procedimientos y herramientas, aporta muchísimas ventajas, pero no sustituye el talento del vendedor.

Pasión por vender
Cuando el comercial siente pasión por su profesión y se enamora del producto que vende, sabe transmitirlo al potencial comprador que tiene delante y eso marca la diferencia entre cerrar una venta o no.

Sabemos que en muchas ocasiones el cierre de un negocio no depende del logo que figura en tu tarjeta, ni siquiera del producto o servicio que ofreces, sino de la empatía que se genera entre las personas, entre vendedor y comprador.

Vender con pasión
El buen vendedor no solo vende, también fideliza. Vende con seguridad porque está seguro primero de sí mismo y después de aquello que vende. Vende con pasión porque le apasiona vender.

Un buen comercial acompaña a su cliente en su decisión de compra, y le transmite la seguridad de que estará con él para atender sus necesidades y solucionar sus dudas. La venta es solamente el principio de una relación que cuanto más duradera sea más rentable resultará para todos.

Tú eres un buen comercial. Eres capaz de ver las oportunidades, detectas nuevos negocios, sabes orientar tus argumentos hacia algo diferente cuando ves que el cliente tiene otras necesidades. Esa pasión que transmites es la que tu cliente valora y es la que te convierte en un referente para él.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s